Muhammad Ali fue el “más grande de todos los tiempos”, Pelé fue simplemente llamado  “O Rei” (El Rey), pero Babe Ruth fue el ‘Sultan del Swat’. Lanzó 714 home runs por encima de la valla y su porcentaje de slugging sigue- a día de hoy- imbatido.

Babe Ruth, “El Bambino”, conquistó 4 Series Mundiales con los Yanquis de Nueva York, tras ser fichado desde los Medias Rojas de Boston. Los de Boston, tras la salida de Babe, no volverían a conquistar ningún título en 86 años, lo que daría lugar, a que llamaran a esta sequía de títulos, “la maldición de Bambino”.  Hubo emblemáticos jugadores en los Yanquis de NY, como Yogi Berra o Joe DiMaggio, que ganaron más títulos, sin embargo, el viejo estadio de los Yanquis, seguiría llamándose coloquialmente, “La Casa que Ruth Construyó”, durante muchos años, tras su retirada. Sus títulos, obtenidos en los primeros años 20, lo convirtieron en un icono nacional y probablemente también internacional.

El 30 de mayo de 1935 tuvo su última aparición pública como jugador en la “Major League”, con los Boston Braves y un año más tarde, se convertiría en uno de los primeros, en formar parte del exclusivo “ Hall of Fame”.